Estrés

¿Qué es el Estrés?

El estrés no es algo que vencer, ni es una enfermedad. El estrés es un proceso adaptativo entre una situación en la que hay dificultades de adaptación y la respuesta definitiva que el individuo estructura ante ella.

El estrés es una respuesta inespecífica que aparecía siempre ante situaciones de tensión y peligro. Pero hay que tener en cuenta que este término incluye dos tipos de estrés: el estrés positivo y el negativo. Se ha de tener presente que no todo el estrés es negativo. Se diferencia entre el término «eutrés», que sería el estrés vivido como estimulante y positivo, del término estrés propiamente dicho, que sería el vivido con dificultades de adaptación, también llamado «distrés». Éste es el que genera patologías. Las patologías asociadas al estrés son el resultado de la interacción entre la situación estresante y la especial vulnerabilidad de ciertos sujetos al desarrollo de unas patologías específicas.

Se considera que el estrés es un proceso interactivo entre el sujeto y su medio, y, en dicho proceso también interviene la respuesta global del organismo (cognitiva, fisiológica y motora) ante dichas situaciones estresoras, así como las continuas interacciones entre los diversos aspectos implicados. El desarrollo de un trastorno psicofisiológico como consecuencia del estrés depende en gran medida, de las respuestas fisiológicas activadas y de los órganos que estén implicados. Es decir, si la respuesta de estrés provoca una activación fisiológica excesiva, puede hacer que los órganos afectados se desgasten demasiado, sin que les dé tiempo a recuperarse, produciendo un agotamiento de los recursos y la aparición de uno o varios trastornos psicofisiológicos, en función de la cantidad de órganos afectados.

El desarrollo de un trastorno será más probable cuanto mayor sea la frecuencia, intensidad o duración de la respuesta de estrés. También dependerá de los recursos que tenga la persona, de los que ponga en marcha, del periodo de tiempo transcurrido hasta que los ejecute, y de su eficacia en el afrontamiento de dicho estrés. Si utiliza estrategias eficaces para afrontar la situación de estrés, éste se eliminará o se paliará, reduciéndose así los síntomas del estrés, es decir la activación fisiológica (sudoración, taquicardia, temblores, ansiedad) y cognitiva del organismo (embotamiento, problemas de atención, problemas de memoria, bloqueo emocional), y por tanto la probabilidad de que el trastorno psicofisiológico se desarrolle. Sin embargo, cuando el sujeto no dispone o no pone en marcha estrategias adecuadas de afrontamiento a tiempo, no se logrará disminuir el estrés y la sobre activación del organismo se mantendrá, dando lugar a posibles trastornos psicofisiológicos (diabetes, dermatitis, problemas cardiacos, etc.).

Estrés Emocional

En ocasiones se habla de estrés emocional para referirse a las situaciones de estrés provocadas por emociones indeseadas. De igual modo el correcto afrontamiento de estas situaciones y la gestión adecuada de las emociones serán el factor de éxito frente a la disminución del estrés.

Síntomas del Estrés

Los síntomas que nos anticipan estar viviendo una situación de estrés que nos sobrepasa son:

Respuestas fisiológicas:

  • Aumenta la frecuencia cardiaca
  • Aumenta la presión sanguínea
  • Aumento de la actividad respiratoria

Respuestas emocionales:

  • Ansiedad (estrés temporal)
  • Depresión (estrés crónico)
  • Ira
  • Impaciencia
  • Frustración

Indicadores somáticos:

  • Fatiga
  • Insomnio
  • Temblor
  • Dolores musculares y articulares

Indicadores cognitivos y del comportamiento:

  • Pérdida de memoria
  • Falta de sentido del humor
  • Indecisión
  • Morderse las uñas
  • Inquietud

¿Cómo Combatir el Estrés?

Los objetivos del tratamiento integral del estrés son los siguientes:

  • Entender las causas que generan esa situación de estrés
  • Reducir el malestar fisiológico a través de técnicas de relajación y Mindfulness
  • Desarrollar habilidades sociales y emocionales que faciliten el enfrentamiento en situaciones de distrés presentes y futuras

La terapia centrada en la resolución de problemas y la toma de decisiones junto con EMDR y las técnicas expuestas anteriormente se han validado como eficaces en casos de dificultades en el manejo del estrés.

Estas estrategias de afrontamiento forman parte del trabajo terapéutico global que se desarrolla en la consulta de UNO Psicólogos cuando el paciente requiere formarse en el afrontamiento a las situaciones de estrés.

¿Necesita ayuda? Le escuchamos

En UNO Psicólogos le atenderemos para que mejore la relación consigo mismo y con los demás.

Contacto
WhatsApp chat