Depresión

¿Qué es la Depresión?

La depresión es uno de los trastornos psiquiátricos más comunes a nivel mundial. Las mujeres están afectadas aproximadamente el doble que los hombres. Las causas de la depresión provienen de distintos factores, pero los últimos estudios aportan una fuerte evidencia de un rol preeminente de los eventos vitales estresantes en la etiología de los trastornos afectivos y de ansiedad, focalizado en los efectos del trauma vital. Es decir, se resalta la importancia de los hechos vitales que de manera importante afectan al paciente y le facilitan el desarrollo de un trastorno depresivo.

En otras palabras, la depresión es una alteración del estado de ánimo que se traduce fundamentalmente en la pérdida de interés y disfrute acompañada de la disminución de la vitalidad.

Síntomas de la Depresión

La depresión presenta una serie de síntomas asociados que podemos agrupar en tres segmentos:

  • Emocionales:Humor deprimido, tristeza, disminución del placer o falta de interés en la mayoría de las actividades…
  • Somáticos: Disminución o aumento de peso, insomnio o hipersomnia, agitación o retraso psicomotor, fatiga o pérdida de energía…
  • Cognitivos: Sentimientos de infravaloración o culpa excesiva o inapropiada, disminución en la habilidad de pensar o concentrarse, indecisión, pensamientos recurrentes de muerte o suicidio…

Estos signos típicos de la depresión no han de tener la misma intensidad ni de ser cualitativamente iguales en todos los pacientes. Lo importante es que el diagnóstico lo realice un profesional de la psicología o la medicina para poder diferenciar entre la tristeza, el malestar psíquico y la discapacidad que se sufre en los episodios depresivos junto con el malestar provocado por los síntomas emocionales y afectivos derivados de enfrentar los problemas de la vida cotidiana. Lo fundamental en la depresión es la sintomatología relacionada con la anhedonia (la incapacidad para experimentar placer, la pérdida de interés o satisfacción en casi todas las actividades) junto con la “tristeza vital”.

¿Cómo saber si tengo Depresión?

La depresión es un trastorno del ánimo que se caracteriza por la incapacidad de disfrutar con las actividades diarias y por la tristeza profunda que sufre el paciente. Experimentar desánimo en algún periodo corto de tiempo es un proceso normal en la vida de cualquiera y que respondería a un problema concreto y puntual. Toda situación requiere de una emoción concreta, y es adecuado sentir tristeza si la situación es triste. La dificultad aparece cuando esa tristeza se alarga en el tiempo y ya no responde a una situación particular. Cuando se da esta situación y además aparece un desinterés general por la vida hablamos de depresión.

Alguien puede pensar que tiene depresión si tiene esta serie de síntomas:

  • Emocionales: tristeza, apatía, cambios de humor, irritabilidad, llanto excesivo, ausencia de interés, pérdida de disfrute.
  • Motores: falta de energía, letargo, enlentecimiento y en algunos casos hiperactividad.
  • Cognitivos: falta de atención, pérdidas de memoria, culpa, ideas suicidas, sentimiento de culpa, pesimismo, baja autoestima, pensamientos morbosos.
  • Conductuales: adicciones, abatimiento, insomnio o hipersomnia.
  • Sociales: aislamiento, soledad, retraimiento.
  • Psicosomáticos: pérdida de energía, fatiga, pérdida de peso, pesadillas, cambios en el sueño, cambios en el apetito, cambios en el peso, dolores múltiples.

Ante la duda de si se está sufriendo una depresión o no, el paciente ha de tener en cuenta si cumple esta serie de premisas:

  • Tiene un estado de ánimo depresivo o disfórico (estado de
    ánimo desagradable, con predominio de la sensación de malestar) o anhedonia al menos dos semanas.
  • Presenta cuatro, o más, de los siguientes síntomas:
    • Cambios importantes del apetito y el peso
    • Insomnio o hipersomnia
    • Agitación o enlentecimiento psicomotor
    • Fatiga o pérdida de energía
    • Sentimientos de inutilidad o de culpa inapropiados
    • Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, indecisión
    • Pensamientos recurrentes de muerte o de suicidio
  • Los síntomas provocan deterioro de áreas importantes en la actividad
  • No son debidos a los efectos de una sustancia o una enfermedad médica

Algunas preguntas cuya respuesta afirmativa nos dice que puede padecer una depresión:

  • ¿Tiene algún problema de tipo nervioso?
  • ¿Le resulta difícil tomar decisiones?
  • ¿Se siente agotado o falto de energía?
  • ¿Tiene alguna dificultad para dormir?
  • ¿Tiene altibajos de humor durante el día?
  • ¿Sigue interesándose por los hechos cotidianos?
  • ¿Tiene dolores en alguna parte o sensación de opresión en el pecho?
  • ¿Tiene tendencia a darle vueltas a las cosas?
  • ¿Ha cambiado su apetito o su peso?
  • ¿Padece alguna dificultad de tipo sexual?

Confíe en UNO Psicólogos para el diagnóstico y el tratamiento de su depresión. Contamos con profesionales especializados en los trastornos del estado de ánimo.

¿Cómo salir de la Depresión?

Salir de la depresión es un proceso que requiere de un profesional de la psicología que atienda su problema de manera individual. En ocasiones el psicólogo requerirá la coordinación con otros profesionales de la salud como el médico de familia para que el proceso de recuperación se haga de la manera más rápida y eficaz posible.
Se han identificado una serie de factores riesgo que, no obstante, nunca pueden ser tomados como marcadores absolutos de dicho riesgo (ni su ausencia como factores de protección probados).

Factores sociodemográficos

  • Sexo: más frecuente en varones.
  • Edad: mayor frecuencia en edades medias de la vida.
  • Estado civil: menor frecuencia en casados.

Factores socioeconómicos

  • Problemas económicos.
  • Marginación social.

Factores biológicos

  • Predisposición genética.
  • Presencia de enfermedades físicas o mentales:
    • Comorbilidad con ansiedad.
    • Psicosis.

En el manejo de la depresión en UNO Psicólogos tenemos en cuenta los siguientes conceptos: características evolutivas de los episodios depresivos, instauración del primer episodio clínico, número de episodios, duración, intervalos y ciclos, patrones de curso, etc. El tratamiento es un concepto amplio que incluiría la estrategia terapéutica realizada tras finalizar el tratamiento agudo.

El énfasis en el tratamiento de la depresión está en función del subtipo de depresión y de la existencia de aspectos de personalidad y/o socioambientales relevantes. El objetivo del tratamiento es la desaparición de la clínica depresiva en el menor tiempo posible.

La remisión completa se refiere a la ausencia de síntomas significativos de depresión durante un tiempo determinado (al menos 2 meses). Salir de la depresión implica seguir el tratamiento adecuado e ir más allá de “sentirse algo mejor”.

Salir de la depresión implica un tratamiento global que atañe desarrollar protocolos de actuación, con abordajes biológicos, psicoterapéuticos y psicosociales en función de las características particulares de cada paciente.

Tratamiento de la Depresión

La depresión es un trastorno del estado de ánimo que debe diagnosticarse solo cuando se cumplen un número mínimo de criterios patológicos y que ha de llevarse a cabo por un profesional de la salud o la psicología. Es obligado descartar que se trate de un trastorno de origen orgánico si los síntomas afectivos son atribuibles a una enfermedad médica y también se debe descartar que se trate de un trastorno inducido por sustancias cuando la clínica afectiva está relacionada con el consumo de fármacos o drogas.

Un trastorno del estado del ánimo puede coexistir con otros trastornos, como los de la alimentación, el alcoholismo y trastornos de la personalidad.

El diagnóstico psicológico de la depresión es fundamental para poder llevar a cabo un tratamiento eficaz. La evaluación forma parte de la primera fase del tratamiento psicológico. En ella el terapeuta realiza un estudio exhaustivo de la raíz del problema del paciente para poder abordar con criterio profesional la patología depresiva.
Este tratamiento terapéutico tendrá como objetivos concretos:

  • Acompañar al paciente en el proceso de identificar, tolerar y elaborar las causas de su sufrimiento, con el fin de que el trabajo de elaboración que ha tenido que hacer durante el episodio depresivo contribuya a aumentar su capacidad de pensar, de comprender, trabajar y afrontar nuevas situaciones.
  • Alcanzar la desaparición completa de la sintomatología depresiva y la recuperación funcional (psicológica, social y laboral).
  • Prevenir las recaídas.

Dentro del trabajo terapéutico integral que realizamos en UNO Psicólogos para el tratamiento de la depresión, utilizamos distintas técnicas de probada eficacia como el mindfulness y EMDR. El tratamiento global abarca tanto aspectos físicos como psíquicos que ayudan al paciente y a sus familias a superar esta patología del estado de ánimo.

¿Necesita ayuda? Le escuchamos

En UNO Psicólogos le atenderemos para que mejore la relación consigo mismo y con los demás.

Contacto
WhatsApp chat