Derecho Penal

Psicología Jurídica / Derecho Penal

Psicología Forense y Derecho Penal

Dentro del derecho penal, el psicólogo jurídico asesora y auxilia a Jueces y Tribunales a través de la evaluación y diagnóstico de las personas inmersas en procesos judiciales correspondientes a la jurisdicción penal. La función y criterio del psicólogo jurídico forense es clave para determinar circunstancias relacionadas con su estado mental y que puedan modificar la responsabilidad criminal, las secuelas psíquicas, daño moral, etc.

En este caso, el psicólogo forense actúa como asesor, elaborando informes sobre los acusados, que indican las características de la personalidad, sus motivaciones en relación a la víctima, y si las hay, sus relaciones interpersonales atípicas o las psicopatologías previas al delito o actuales.

A nivel práctico, lo que es sumamente importante es que los dictámenes periciales, a diferencia de las evaluaciones clínicas, se caracterizan por la enorme influencia que tienen en el juicio, siendo una prueba más que el Tribunal y el Juez tendrán en cuenta a la hora de dictar una sentencia. De este modo, la valoración de una atenuante o una eximente en un caso concreto vendrá determinada por las consideraciones forenses incluidas en el informe pericial.

Es fundamental el asesoramiento de los Psicólogos Forenses, pues son una herramienta muy importante para el buen desarrollo de los distintos procedimientos judiciales. Son la base para concretar los estados de sus representados y con ello defender sus derechos con la prueba pericial psicológica.

Áreas de Intervención en Derecho Penal

  • Valoración de psicopatología y repercusiones legales.
    • Trastorno mental e imputabilidad penal de sujetos en relación con la comisión de actos delictivos y medidas de seguridad aplicables. Se determinará si en el momento de cometer los hechos delictivos, el acusado padecía alteraciones, anomalías psíquicas, intoxicación plena o abstinencia a drogas, entre otros, que le impidiesen comprender la ilicitud del hecho actuar conforme a dicha comprensión.
    • Valoración de peligrosidad criminal evaluando el riesgo de delincuencia futura. Se valora el nivel de peligrosidad que tiene el acusado para la sociedad, indicando si sus características psicológicas le permiten rehabilitarse o si por el contrario tiene grandes probabilidad de reincidir en el acto delictivo.
  • Valoración del daño psicológico: Evaluación de la víctima sobre lesiones y secuelas psíquicas. Determinar la relación de causalidad entre los hechos denunciados y psicopatología emergente, determinar las secuelas psíquicas definitivas, evaluar la vulnerabilidad previa y pronóstico diferido.
  • Valorar la incidencia de la drogadicción en el ámbito de las circunstancias modificativas de la responsabilidad criminal. Toxicomanías.
  • Maltrato psicológico. Violencia familiar. Maltrato infantil. Abuso sexual. Evaluación de lesiones y secuelas psico-sociales. La figura del psicólogo jurídico forense tiene especial importancia también dentro de lo que se conoce como victimología. La atención a víctimas es muy importante y está relacionada con casos de malos tratos, abusos sexuales, etc. Sus funciones principales son atender, tratar y evaluar a las víctimas en sus diferentes grados.
  • Valoración de la Capacidad testifical. Evaluar el estado mental y especialmente la capacidad cognitiva de un testigo para almacenar y recuperar información relevante para el pleito. Igualmente se descartará la pérdida de contacto con la realidad, depresión grave o tendencia a la manipulación.

¿Necesita ayuda? Le escuchamos

En UNO Psicólogos le atenderemos para que mejore la relación consigo mismo y con los demás.

Pida Cita